¿Son negocios y ciudades los mayores adopters del IoT?

por Ricardo Vega el 04/06/2015

La gran mayoría de expertos están de acuerdo en que solo unos pocos años distan para que el Internet de las Cosas se convierta en el mercado de dispositivos más grande del mundo. A través de Business Insider, he visto un nuevo estudio, en este caso de la consultora BI Intelligence en el que ponen de manifiesto como ciudades y negocios serán los principales negocios de está tecnología. Dinero en el
blogging Es común la asociación que realizamos entre Internet de las Cosas o (IoT) y productos domóticos y de automatización del hogar, como las bombillas Philips Hue o el termostato Nest. Es más, me atrevería a decir que la mayoría de personas se acercan al Internet de las Cosas a través de este tipo de soluciones. Sin embargo, como veíamos en el anterior post sobre "Smart Cities", existen muchos más opciones disponibles para aprovechar todo el potencial que nos brindan los objetos conectados. Es más, el estudio de BI Intelligence, hace especial hincapié en como la mayor parte del crecimiento del mercado del Internet de las Cosas provenga de dispositivos y sensores mucho menos glamorosos que serán utilizados por las empresas y ciudades para supervisar y controlar los sistemas de tecnología de forma remota. Dispositivos-IoT-instalados-sector Si lo pensamos bien, los resultados del estudio son bastante previsible. A menudo, el recorrido de una tecnología viene determinado por su capacidad de reunir inversiones entorno hay a ella. Aunque el mercado de la electrónica de consumo no sea para nada despreciable, tenemos que tener en cuenta cómo todos estos productos del Internet de las Cosas, debido a su precio, escapan del bolsillo del usuario medio, lo que minimiza el tamaño del púbico objetivo. Además, cualquier persona que haya trabajado con domótica, sabrá la de la constante relación que se hace entre domótica y lujo lo que ahonda aún más en esta percepción de ser una tecnología no destinada al gran púbico. Si analizamos la mayoría de dispositivos del Internet de las Cosas, podemos encontrarnos con que, aunque es cierto que producen mejoras de eficiencia (ya sea energía, agua, ...) que se traducen en ahorros económicos a la hora de pagar mes a mes esos servicios, el retorno de inversión es a largo plazo, lo que produce que, nosotros como usuarios, pensemos: ¿llegaré a amortizar este dispositivo antes de que se estropee o quiera cambiarlo por otro mejor y más novedoso? Este razonamiento hace que la compra de dispositivos IoT por parte del usuario medio se base más en términos de comodidad, confort e incluso deseo de tener cierta funcionalidad que en motivos de pura eficiencia y ahorro a largo plazo. Es muy posible que el abaratamiento de las tecnologías empleadas acabe haciendo mucho más accesible la compra de termostatos o bombillas inteligente (por poner dos ejemplos) y por tanto el retorno de inversión asociado a los ahorros conseguidos esté mucho más próximo (más si cabe debido al constante precio alcista de la energía) o, incluso y simplemente, sea más barato o permisivo darte "un capricho". Por ello, creo que a medio-largo plazo (5 años), la penetración en el mercado de la electrónica de consumo se disparará como también ratifica este estudio. Numero-dispositivos-IoT Llama la atención el comportamiento prácticamente lineal de los negocios. Su justificación se debe a cómo esos dispositivos feos y toscos, condenados a permanecer escondidos, aportan un beneficio real, medible y a corto plazo para prácticamente la totalidad de las empresas. Control de flotas, ahorros energéticos en centros de alta demanda (universidades, museos, fábricas,...), automatización y aumento de la seguridad en muchas de las actividades productivas, monitorización y adecuación automática a dichos datos de forma remota, etc. En otras palabras, una excelente forma de aumentar la productividad y reducir costes, lo que se traduce en el tan deseado aumento de la competitividad que cualquier empresa busca. Todo esto hace que la domótica (o en este caso deberíamos hablar de inmótica) y el Internet de las Cosas, sean considerados por parte del mundo de los negocios como una inversión con una alta (y prácticamente segura) rentabilidad a corto plazo. Las consecuencias de esto, enlazan directamente con otro de mis anteriores post, donde hablo del futuro que nos depara una sociedad cada vez más automatizada y aunque en dicho artículo hago mención especial a la inteligencia artificial, muchas de las conclusiones son extrapolables a los avances producidos por cualquier tipo de tecnología. Puedes leerlo completo aquí. IoT-beneficio-sector Por último, merce la mena comentar también la gráfica donde se compara el beneficio obtenido por las empresas según sean de Hardware o de Software y servicios. ¿A alguien le sorprende? El valor añadido del Internet de las Cosas va a estar en los servicios que sea capaz de aportar cada dispositivo para diferenciarse. En esos "servicios añadidos" depende el hardware en tanto en cuanto necesitas de ciertos sensores que tomen datos, un diseño más o menos compacto que sea más atractivo o una mejor eficiencia energética. A mayores, y son datos que en mi opinión erróneamente no se han añadido al estudio, necesitas  el soporte físico (y costoso) que trabaje con Big Data y Cloud Computing, dos tecnologías, que como ya hemos visto en otros post, están directamente relacionadas con el Internet de las Cosas. Estos dos costes se han imputado a los servicios por lo que la gráfica, en mi opinión, se ve excesivamente exagerada frente al comportamiento real que existirá. Independientemente de ello, estoy de acuerdo a que habrá bastantes más beneficios del lado "no físico" debido a que tanto software como servicios tienen mucho que innovar y, además, presentan unas menores barreras de entrada. Esta tendencia, sin embargo, lleva ya varios años (incluso décadas) siendo habitual. Un último apunte que quiero dejar acerca de ello es que, en mi opinión, los verdaderos beneficiados serán aquellas compañías que sepan aunar Hardware, Software y Servicios dentro de su producto, tal y cómo ocurre a día de hoy en el mercado de la informática y la electrónica de consumo, donde la mayor empresa es Apple. ¿Que opinión tienes al respecto?** ¿Has pensado en emprender o invertir en el Internet de las Cosas?** Cuéntanos tu experiencia en los comentarios y acuérdate de compartir esta entrada con tus amigos y seguidores en tus redes sociales. ¡Nos vemos!

Apoya al blog


Si te ha gustado este artículo, valora apoyarme económicamente a través de Patreon, una plataforma de Micro-mecenazgo con la que puedes hacerme un donativo que ayude a la continuidad del blog. Una pequeña ayuda significa mucho. 😃

Permanezcamos en contacto!


¿Quieres enterarte de todas las novedades del sector? ¿Te gustaría trabajar conmigo? ¡Puedes contactar conmigo de forma muy sencilla!