6 formas en que el IoT cambiará tu rutina

por Ricardo Vega el 03/11/2016

El Internet de las Cosas (IoT) representa el presente pero sobre todo un futuro inmediado donde veremos una gran explosión de la sensorización en nuestra vida real. Además, debemos tener en cuenta el imapacto que tendrá, no sólo dichos datos, sino el análisis que se haga de los mismos, impactando de forma directa en nuestra vida diaria tanto si somos usuarios como sino.

Llevaba un tiempo queriendo escribir este post sobre las repercusiones reales que la explosión del Internet de las Cosas llevará asociado. Creo que serán muchas y bastante variadas pero he querido centrarme en seis que creo son bastante evidentes y nos dan una buena foto de la realidad que se abre ante nosotros.

6 formas en que el IoT cambiará tu rutina

Internet de las Cosas y tu Casa.

Tal vez el aspecto más obvio donde impactará el IoT será nuesta propia casa, convirtiéndola en "inteligente".

Desde el mommento que nos levantemos, diferentes dispositivos conectados entre si permitirán a nuestra vivienda adaptarse a nuestras necesidades.

Imagina relojes de alarma sincronizados con el tráfico o las condiciones metereológicas, adaptándose a nuestro sueño y a estas condiciones externas para despertarnos en el momento óptimo que nos permita llegar al trabajo en hora. Pero la alarma no actuará de forma aislada, se comunicará con las luces para encenderse paulatinamente, asegurándote un despertar menos brusco donde ya huela a café recien hecho puesto que la cafetera "se ha enterado" de que te despiertas y se ha puesto "manos a la obra".

Pero una mayor comodidad no será el único beneficio del IoT; tu seguridad se verá mejorada gracias a sistemas de cámaras interconectados entre sí y a la posibilidad de ver quien se encuentra frente a tu puerta cuando alguien llama a ella pudiendo abrirla de forma remota si un familiar o amigo llega cuando tu aún no te encuentras en ella.

Consumos y Eficiencia con Internet de las Cosas.

Relacionado con lo anterior, esta sincronización entre las distintas instalaciones que componen tu vivienda o negocio permitirá una reducción drástica de los desperdicios que generas al minimizar tu consumo y mejorar tu eficiencia.

Estos conceptos, son también extrapolables a un nivel más alto, donde tu casa o tu barrio se consideran un único punto de consumo y donde el estudio y gestión de todos estos puntos de consumo nos lleva al mundo de las Smart Grid de las que ya hablamos con anterioridad y que conduce a una gestión inteligente de toda la red. En su momento hablábamos de la red eléctrica, pero es aplicable a todo tipo de redes (gas, agua, ...).

Consumos y eficiencia energética en el IoT

Esta reducción del consumo conlleva un mejor aprovechamiento de los recursos lo que repercute en una actitud más respetuosa con el medio ambiente así como en una reducción de los costes derivados del consumo de los mismos. En otras palabras, vas a pagar menos por la luz y se reducirá el nivel de contaminación (al menos el asociado a la generación y distribución de energía por kWh).

Puedes pensar que parte de estas ventajas ya las tienes, pero debes tener en cuenta que el Internet de las Cosas pretende que estas optimizaciones se hagan de forma automática mediante el aprendizaje de los hábitos de consumo, no mediante una programación horaria (caso típico de la climatización).

Coches inteligentes

Tal vez sea el aspecto que más repercusión y visilidad está teniendo. Los coches inteligentes están muy cerca, tan cerca que ya están entre nosotros. El piloto automático a día de hoy tiene más limitaciones legales que técnicas. La comunicación entre coches sigue avanzando día a día y es ciertamente posible que en los próximos años la conducción autónoma sea mucho más segura que la efectuada por humanos.

En un entorno así, tal vez "se de la vuelta a la tortilla" y no se permita la conducción humana por el riesgo que supone. ¿Te imaginas los cambios que esto implica? Piensa en el transporte privado, ¿tendría sentido comprar un coche o sería más cómodo el alquiler del mismo cuando tengas que hacer un viaje? El sector del transporte en general, sufriría una reestructuración bestial ya que la figura del conductor dejaría de exsistir. Piensa en taxistas, autobuses, camiones de reparto...

Y si todo el transporte por carretera esta automatizado y es conocido de antemano, ¿no tendría sentido pensar en él como una Smart Grid?

Una revolución así podría impactar de forma muy evidente sobre la logística y por tanto sobre toda la economía y los hábitos de consumo.

Internet of things: Cuidado Personal

Los wearables no son algo nuevo. Es posible que tu mismo uses o hayas usado algún reloj, pulsera o aplicación para tu smartphones capaz de monitorizar tus patrones de sueño, pulso cardiaco o número de pasos que das al día. Ese afán por la monitorización tiende a crecer día a día y el mercado de esta clase de cuantificadores sigue al alza.

La integración de estos cuantificadores nos da una visión bastante completa de nuestros hábitos y nivel de salud pudiendo tomar medidas correctoras en caso de considerarlo apropiado. Además, y no menos importante, creo que esta clase de dispositivos, por el simple hecho de ver los números, de no poder engañarnos a nosotros mismos, provoca una reacción en el usuario que le invita a seguir hábitos saludables aunque en ocasiones sea por puro "frikismo".

Es un apartado al alza que veremos generalizarse en los siguientes años.

Wearables

Deportes e IoT

Piensa en un deporte, el que tu quieras. El IoT lo cambiará, especialmente, y aunque te cueste creerlo, a nivel "amateur".

Distancias, rendimientos, indicadores corporales como el nivel de sudoración o las pulsaciones, etc. Todos estos valores llevan monitorizándose a nivel profesional desde hace unos años, sirviendo como valoración objetiva del rendimiento de cada deportista y repercutiendo en los puntos a incidir en los entrenamietos. Toda esta tecnología, estará al alcance del mundo no-profesional para que tu mismo puedas beneficiarte de estos beneficios sin tener que llevar a cabo una gran inversión.

¿Practicas tenis? Tu raqueta estará equipada con un sensor capaz de controlar tu potencia, técnica o efectividad, indicándote tus defectos para que puedas perfeccionarlos. ¿Fútbol? Sensores en el balón y tus botas. ¿Natación? Control de repeticiones, resistencia, velocidad...

Los datos obtenidos del Internet de las Cosas.

Algo más intangible es la información de alto nivel que obtenemos de toda este conjunto de sensores y aplicaciones inteligentes. Entramos en el mundo del Big Data (que siempre he asociado al IoT).

La verdad es que en este apartado no hay mucho de lo que hablar porque realmente no tenemos ningún límite a nuestra imaginación.

Por ejemplo, los datos obtenidos de estos entornos se pueden usar para construir Smart Cities con una reordenación urbana inteligente, mejorando el tráfico, el transporte público, la recogida de basuras... Si lo piensas, todas estas acciones necesitarían tan sólo explotar los datos de los que ya hemos hablado en los apartados anteriores.

Pero debemos pensar también en las repercusiones que tendrá en otros negocios como por ejemplo el alquiler de coches o las aseguradoras que podrían cobrarte más o menos en función de tu perfil de conducción (suponiendo que sigamos conduciendo manualmente). La misma estrategia podría seguirse en seguros médicos y vitalicios en función de tu alimentación, ejercio físico, etc.

Sin duda este es un suelo resbaladizo donde entra en juego la privacidad de las personas por lo que, en mi opinión, deberíamos pararnos en todas estas implicaciones y regular el acceso a esta información tan sensible. Creo que todos nosotros deberíams hacernos esta pregunta:

Si tuviera unos hábitos de vida malos pero condujera de una forma muy prudente, ¿estaría dispuesto a ceder mis datos a una aseguradora para que adaptara mis polizas a estas circunstancias?

Data Center

Conclusiones

Como ves, como toda tecnología, tenemos aspectos muy ilusionantes que nos hacen soñar con un futuro de ciencia ficción y aspectos mucho más oscuros que merecen ser estudiados con detenimiento por nosotros en primera instancia y por nuestros gobernantes en última.

A nivel económico, el IoT tiene el potencial para cambiar por completo muchos negocios de forma directa o indirecta (ya vimos el ejemplo de la logística).

Otro aspecto importante es todo aquello relacionado con la seguridad que estos cambios suponen. Tener tantos dispositivos con información conectados expuestos a una red global es un reto para el mundo y es otro de los aspectos sobre los que sería conveniente prevenir en vez de curar.

Lo que está claro es que el Internet de las Cosas significa un cambio real que vas a notar en tu día a día tanto si eres consumidor directo como si no. Y los cambios, como siempre, traen beneficios para algunos y catástrofes para otros. Acuérdate y planifica tu futuro teniendo este aspecto en cuenta.

¿Y tú? ¿Estás de acuerdo conmigo? Puedes utilizar Twitter y los comentarios para iniciar conmigo un debate que seguro será muy interesante.

¡Nos vemos la próxima semana!

Apoya al blog


Si te ha gustado este artículo, valora apoyarme económicamente a través de Patreon, una plataforma de Micro-mecenazgo con la que puedes hacerme un donativo que ayude a la continuidad del blog. Una pequeña ayuda significa mucho. 😃

Permanezcamos en contacto!


¿Quieres enterarte de todas las novedades del sector? ¿Te gustaría trabajar conmigo? ¡Puedes contactar conmigo de forma muy sencilla!